Gestión de calidad de empresas

Gestión de calidad de empresas

Tipos de certificados de calidad

Uno de los aspectos principales de las empresas pero que a la vez, se les suele prestar menos atención, es la gestión de calidad para empresas. Esta gestión empresarial como concepto podemos decir que es la actividad que busca a través de las personas poder mejorar la productividad y competitividad de las empresas o negocios. Y así otorgar algunos tipos de certificados de calidad.

Según algunos estudios sobre el control de la gestión empresarial y su relación con los efectos de las crisis económicas, se muestran resultados un poco preocupantes. Una cantidad importante de empresas y Pymes logran centrar sus esfuerzos en las actividades que son propias de la actividad productiva y comercial, pero profundizan muy poco en la gestión de los resultados de su actividad.

La gestión como actividad: los empresarios expertos señalan que la mejor herramienta de gestión continúa siendo el sentido común. La gestión debe ser una parte más de la actividad empresarial, por lo que se debe dedicar tanto tiempo como la estrategia comercial, a la producción o ala innovación. Es preciso señalar que la dirección financiera y de tesorería, el control de los presupuestos, de cobros y pagos con el día a día de cualquier empresa, pues tienen tanta importancia en la actividad de cualquier negocio como la fabricación, la atención al cliente o el volumen de ventas, por ejemplo.

La gestión de emprendedores: se refiere a un caso muy claro de la poca importancia que se da a la esta disciplina se puede comprobar con las cifras de fracaso de los emprendedores. Una persona que tiene un proyecto empresarial, invierte mucho tiempo en el desarrollo de su idea, la elaboración de su plan de negocio, la búsqueda de financiación y hasta en la elaboración de un buen plan de marketing. Sin embargo muchas empresas, con ideas magníficas y un buen nivel de ventas, no consiguen superar el umbral de los tres años de actividad y cierran antes de esa fecha.

El Inadem, señala que en muchos casos, la explicación de este fracaso es la poca atención que se presta a la gestión. No importa que el producto sea bueno y, ni siquiera, que se venda mucho si no hemos hecho una buena planificación de los márgenes de beneficios y de los gastos de la actividad, no se trata de vender mucho si no de vender bien y, hoy en día, también de cobrar.

Puede ocurrir que no hayamos previsto la carga financiera de la actividad y esas ventas no sean suficientes para compensarla, otras veces, la falta de planificación puede llevarnos a una situación de un volumen de actividad mayor al esperado y no estar preparados para ello. La gestión nos ayuda a prever todo este tipo de situaciones, pero hay que hacerla de manera rigurosa y darle la importancia que realmente tiene.

Votación
Votación
¿Qué te ha parecido el artículo?
[Total: 0 Average: 0]

About The Author

scconsultor
Certificación de productos ¿por qué hacerlo?normas de calidad internacionalesAuditor ISOCriterios de una auditoría
WhatsApp Mándanos WhatsApp